LA SABIA DE CORIA

CAPÍTULO IV

CONSIDERACIONES SOBRE
LA FE, ESPERANZA Y CARIDAD


1.     Tened fe y esperanza en que vuestras oraciones y súplicas serán siempre escuchadas, pero como el Señor sabe, mejor que vosotras, qué es lo más os conviene en cada momento de vuestras vidas, os concederá lo pedido, aunque lo suele hacer por otros caminos muy distintos y siempre secretos al entendimiento humano.


2.     Confiad en la bondad y gracia de Dios con fe viva y esperanza fuerte y todo será posible en esta vida para vosotras y seguro que no moriréis sin antes haber alcanzado tener una vislumbre de la gloria del reino de Dios.


3.     Practicad la virtud de la caridad en silencio, para que solamente la persona servida por amor lo pueda saber y si es posible que ni ésta lo sepa, porque el silencio es el grito más fuerte.


4.     Tened fe fuerte, porque aunque la fe es oscura alumbrará vuestras almas en las tinieblas. Sabed que la fe os iluminará el entendimiento humano para que podáis entender las cosas sobrenaturales, las cosas de Dios.


5.     Haced de la caridad vuestro principal objetivo en todos sus aspectos: caridad en el trato, caridad en el servicio, caridad en soledad y caridad en silencio.


6.     Sabed que vuestra caridad o amor de Dios, para ser verdadera, debe ser desinteresada, sufrida, trabajosa, justa, solidaria, ilusionada, silenciosa, humilde, pura, heroica y en soledad. Y no debe ser interesada, egoísta, soberbia o vanidosa.


7.     Procurad que vuestro semblante irradie siempre caridad, paz, dulzura y alegría aunque llevéis lágrimas escondidas.


8.     Sabed que la fe os dará el conocimiento de las cosas que no se ven y de las cosas que, como no son humanas, no entendéis.


9.     Responded al mal con el bien y así practicaréis la verdadera caridad.


10.    Sabed que Dios mora y se manifiesta en todas las criaturas, así que con fe y esperanza no os canséis nunca de buscarlo.


11.   Rogad al Señor con fe y esperanza para que os señale cuál es su voluntad y el camino ancho y recto que os llevará a uniros con Él. Y el Señor, que es bondadoso, clemente, justo, benigno y misericordioso, os ayudará.


12.   Vivid con la esperanza puesta en la gracia, bondad y misericordia de Dios que nunca os faltarán y os permitirán conocer y gozar el amor infinito de Dios. Y en este amor infinito encontraréis la paz, el consuelo y la fuerza necesaria para continuar con provecho el camino de perfección.


13.   Pedid a Dios con fe viva y esperanza fuerte, porque no se hace de rogar mucho quien desea concederos y puede conceder todo.


14.   Practicad la caridad impulsadas por el deseo de implantar la justicia, la igualdad, la solidaridad, la paz y la tolerancia entre los seres humanos.


15.    Sabed que la caridad es la virtud que más os hará progresar en el camino de perfección. Y también sabed que la caridad, si no está acompañada de obras, está muerta en sí misma.


16.    Pedid al Señor que os conceda una fe viva, que es un don que Dios concede a las almas perfectas que saben pedirla para lograr creer lo que no ven ni entienden claramente sobre la grandeza, gloria y designios de Dios mientras habitan en el cuerpo mortal.


17.    Caminad hacia el estado de perfección con fe viva, esperanza fuerte y caridad entera.


18.    Sabed que es un gran error no admitir por falta de fe lo que la razón no entiende.


19.    Sabed que la caridad o amor de Dios os protegerá el alma del pecado, porque donde hay amor a Dios no hay vacío donde pueda anidar el amor a las cosas del mundo y al amor a vosotras mismas y además, la caridad os producirá fortaleza y aumento de las demás virtudes.


20.    Considerad a la caridad como un puente formado por personas virtuosas que une a Dios con los necesitados.


21.    Practicad la caridad para vaciar el alma de todo lo que no es Dios y lograréis amar a Dios sobre todas las cosas.


22.    Haced obras de caridad y de asistencia para remediar en lo que podáis a tantos pobres y necesitados producto de esta guerra absurda entre Castilla y Portugal que nos invade y promoved con vuestras oraciones, buenos ejemplos y buenas obras la caridad, la verdad, la equidad, la justicia y la fraternidad cristiana.


ORACIÓN

¡Oh, Señor mío! No apartes de mí tu rostro, no te alejes de mí en el momento que más te necesito, porque tengo puesta toda mi fe y esperanza en Tu bondad y misericordia.




lasabiadecoria@lasabiadecoria.com
© COPYRIGHT - 2004
Web optimizada para una resolución de 800 px. x 600 px.