LA SABIA DE CORIA

CAPÍTULO XI

CONSIDERACIONES SOBRE LOS SENTIDOS Y POTENCIAS


1.     Gobernad vuestros sentidos y potencias con sabiduría y prudencia.

2.      Procurad que vuestros sentidos y potencias se adelanten a los pasos que deis para caminar con seguridad hacia la unión de amor con Dios.


3.     Purgad los sentidos y potencias del alma de los apetitos y pasiones que os impiden alcanzar la perfección de la vida espiritual de la unión con Dios que será para vosotras como gozar de la gloria en esta vida. Sabed que esta perfecta unión de amor con Dios es la muerte de la muerte de esta vida terrenal para nacer a la nueva vida espiritual.


4.     Haced que vuestra voluntad sea una con la de Dios, no sólo para llenaros de su amor y amarle con la voluntad que Dios os ama, sino para vencer ayudadas por Dios los sentimientos que os aflijan.


5.     Sabed que estar vivas a Dios significa estar vivas a la vida.


6.     Sabed que Dios no está escondido, ni vosotras estáis ciegas pero podéis tener los ojos vendados por pensamientos, deseos, apetitos, imaginaciones, sueños y melancolías.


7.     Sabed que al dolor que hoy nos aflige, hacemos siempre más caso que al dolor pasado y que al dolor que no ha venido, aunque a éstos los tengamos en la imaginación por más grandes, pero procurad que no os ocupe el dolor presente todos los sentidos y os haga perder las potencias del alma.


8.     Sabed que la voluntad del alma es estrecha, pero Dios con un toque de amor divino dilatará y fortalecerá vuestras almas llenándolas de ánimo, gracia y amor.


9.      Sabed que la comunicación del alma con Dios es música callada o celestial a los sentidos y potencias naturales, es silencio sonoro que el alma recibe en soledad con los sentidos y potencias vacíos a todas las cosas del mundo y es recibir pasivamente sabiduría, aumento de virtudes, luz, paz, fortaleza y más deseos de amar y servir.


ORACIÓN

¡Oh, Señor mío! Qué lástima que las criaturas embobadas ocupen sus sentidos y potencias en cosas que no duran y que pasan dejando resabios de vanidad y confusiones, pudiendo gustar de lo que eternamente dura, se goza sin achaques y de lo que es bienaventuranza, aunque no total, porque no veo Tu presencia claramente, solamente vislumbro Tu grandeza y gloria, pero sí siento y recibo los efectos de tu Divinidad.





lasabiadecoria@lasabiadecoria.com
© COPYRIGHT - 2004
Web optimizada para una resolución de 800 px. x 600 px.