LA SABIA DE CORIA

AVISOS PARA EVITAR LA ENVIDIA, SOBERBIA Y VANIDAD


1.     Sabed que las personas virtuosas muestran su temple por la humildad, por la negación de sí mismas, por el ocultamiento y nunca por las apariencias, la vanagloria, la soberbia y los protagonismos.

2.     Sabed que la soberbia predispone para caer en pecado.

       Meditad lo siguiente: el que se contenta con lo que tiene, no envidia lo que otro goza.

3.     Dad gracias a Dios en los logros y alegrías reconociendo su ayuda y no seréis tentadas por la vanagloria y la soberbia.

4.      Sabed que si la caridad no es silenciosa, podéis pecar de vanagloria.

5.     Sabed que si alguna de vosotras llega a sentir la más mínima satisfacción o gusto por sus obras y sus progresos en el estado de perfección se está convirtiendo en fácil presa de las tentaciones para pecar por vanidad.

6.     Sed humildes y os libraréis de caer en la soberbia y la vanagloria.

7.     Desead, sin envidia, alcanzar la perfección de otras compañeras pero, a la vez, alegraos de que ellas la tengan y vayan las primeras en el camino de perfección, y recordad que, aunque lo más importante es alcanzar la unión con Dios, también se tienen presente las posibilidades y circunstancias personales de cada una, las dificultades del camino y los esfuerzos sufridos a todo lo largo del doloroso y trabajoso camino de perfección.

8.     Sabed que la envidia invade todas las virtudes del alma y las daña de la misma forma que la carcoma invade todos los muebles de la casa. Además, sabed que la envidia es implícitamente una bajeza de los seres humanos.

9.     Tened muy presente que todas las cosas del mundo son obra de Dios, para que lo bueno no os sea motivo de soberbia o vanagloria y para que lo malo no os sea motivo de desaliento en el camino de perfección.

ORACIÓN

¡Oh, virtud! Qué soberana te elevas hasta verte reverenciada por los más poderosos del mundo sin que sientan envidia. Todo le parece bien al envidioso para tenerlo, y mal para que otro lo tenga, pero de estas reglas tú estás excluida, porque todos te veneran y como es difícil alcanzarte, no te desean.


 




lasabiadecoria@lasabiadecoria.com
© COPYRIGHT - 2004
Web optimizada para una resolución de 800 px. x 600 px.