LA SABIA DE CORIA

CAPÍTULO II

CONSIDERACIONES SOBRE EL AMOR AL PRÓJIMO


1.    Tened siempre presente que quien no ama auténticamente al prójimo no puede decir, en verdad, que ama a Dios, porque la entrega al servicio del prójimo es lo que más nos acerca y une a la voluntad de Dios que es la fuente del verdadero amor.

2.     Sabed que amar y servir a Dios es amar y servir al prójimo, ya que en el amor a Dios empieza el amor a los demás por ser Dios nuestro primer prójimo.

3.     Sabed que no es posible amar a Dios sin amar al prójimo, de la misma manera que no es posible amar al prójimo sin amar a Dios, porque en el prójimo y en todas las cosas está Dios.

4.     Desead con todos los sentidos y potencias de vuestra alma que todas vuestras obras y servicios agraden en todo a Dios y al prójimo, porque la buena intención cuenta mucho.

5.     Seguid las enseñanzas del evangelio sobre la universalidad del amor de Dios a las criaturas para que vuestro amor al prójimo sea a todos los seres humanos, sin ningún tipo de exclusión. Es decir, tenéis que amar incluso a los llamados impropiamente enemigos.

6.      Trabajad movidas por el amor al prójimo que es incompatible con las injusticias, para establecer una sociedad más justa, equitativa y solidaria. No olvidéis que una forma muy especial de pobreza es la privación de los derechos elementales de los seres humanos.

7.      Sabed que en el amor, el primer prójimo es Dios, pero no por priorizar, sino porque así aprenderéis más fácilmente a amar a los demás.

8.      Amad a los mal llamados enemigos y a los que no os aman y con la ayuda de Dios, al final de esa siembra, cosecharéis amor.

9.      Sabed que el amor al prójimo tiene su origen en el amor a Dios, así que sin amor a Dios no llegaréis a tener con perfección amor al prójimo.

10.    Amad a los demás sin buscar atraer hacia sí para poseer, sino amad saliendo de vosotras mismas.

11.    Haced caridad sin ser motivadas por la compasión hacia los necesitados, sino por amor, entrega y servicio a Dios y al prójimo.

12.    Pedid sin descanso y con esperanza a nuestro Señor que os conceda fuerza de voluntad para amar y servir al prójimo más que a vosotras mismas hasta llegar a conseguir anteponer el bien y el derecho del prójimo al vuestro. Así que, como el amor al prójimo nace del amor a Dios, cuanto más avancéis en el camino de amor al prójimo más os acercaréis a la unión de amor con Dios, porque Dios premia el amor hacia el prójimo enseñando a que se le ame como Él desea ser amado.

13.     Tomad como propios los problemas de los demás intentando remediar con vuestro amor, entrega, trabajo y dedicación los problemas de la pobreza, la marginación, la injusticia y la desigualdad entre los seres humanos.

14.     Buscad vuestra propia salvación, pero sabed que esto no es suficiente. Tenéis que ser solidarias y ayudar a buscar también la salvación de los demás.

15.     Pedid al Señor para que los dolores del prójimo os duelan a vosotras en lugar de a ellos.

16.     Tened siempre presente que para dominar o doblegar las pasiones naturales y aumentar las virtudes tenéis que hacer por amor a Dios y al prójimo las obras y servicios más trabajosos, menos gustosos, más dolorosos, más dificultosos, menos vistosos, menos sabrosos, menos provechosos, más silenciosos, más asquerosos y más penosos.


ORACIÓN

¡Oh, Dios mío! Enséñame a amarte pues estoy enferma de amor, y si es una muestra de amor el no estimar la vida por ofrecértela, yo te entrego la mía, pero te ruego que no me llegue la muerte sin prevenirme para que no muera como quien piensa que vive, sino que viva como quien piensa que muere cada día.
¡Oh, Dios mío! Quién pudiera darte gracias como Tú deseas. Enséñame a alabarte pues sólo Tú sabes amar como se debe.


 

 



lasabiadecoria@lasabiadecoria.com
© COPYRIGHT - 2004
Web optimizada para una resolución de 800 px. x 600 px.